Cuidados antes de la boda

¿Cuántas novias hay medio desesperadas y casi desquiciadas con los preparativos de su gran día? Seguro que conocemos más de una, ¿verdad? O peor… ¡quizás tú seas una de ellas!

Aquí te damos unos cuantos consejos que te ayudarán a llevar mejor el ajetreo que conlleva todo el proceso de preparación de un evento como es una boda, y de paso te darás algún que otro caprichito mientras te preparas para estar perfecta ese día tan especial.

Primero, ¿eres una chica sana? Ya sabes… ¿Haces ejercicio? ¿Comes sano? Y esas cosas… Si no es así, la primera recomendación es un cambio en tus rutinas:

  • Destierra el alcohol y los productos con cafeína de tu dieta, pues a lo único que ayudan es a que tu piel se vea deshidratada y apagada. En cambio, puedes animarte con zumos naturales que además de hidratar aportan nutrientes y vitaminas ¡y están bien ricos! Y por supuesto, ¡bebe mucha agua! Intenta tener siempre al alcance una botella de agua mineral, créeme, es una gran aliada.
  • Realiza algún tipo de ejercicio, entre dos y tres veces por semana está más que bien. Pero recuerda empezar a practicarlo con tiempo suficiente como para que sus efectos se noten el día de la boda. No es bueno que te mates en el gimnasio veinte o quince días antes, eso sólo servirá para que te sientas cansada física y psicológicamente y sumes un agobio más a la larga lista de cosas con las que agobiarse que ya seguramente tengas apuntada en tu agenda pre-boda.
  • Regálate algún tratamiento de mesoterapia o presoterapia. Si aún no oíste hablar sobre ellos (cosa que dudo, pues son súper conocidos y utilizados) sólo decirte que son el pack perfecto para mimarte, cuidar tu salud y verte mejor estéticamente. Se tratan de tratamientos que puedes encontrar en prácticamente cualquier centro de belleza cercano, a un precio súper competitivo (es decir, ¡baratito!) y con unos efectos que gustan a todo aquel que lo prueba (mejoran la circulación, eliminan: la celulitis, el efecto de piernas cansadas, las toxinas y grasas del cuerpo, y producen un efecto de relajación y bienestar inmediato). Y si por si todo esto no te anima aún, pues resulta que se trata de un tratamiento ¡que puedes realizar en pareja! Darte un capricho está muy bien, pero poder darte en capricho con el que será tu futuro marido casi suena mejor, ¿cierto?
  • Prepara tu piel, tu pelo y tus uñas. Los tratamientos más recomendados son las ya conocidas limpiezas de cutis, la manicura y pedicura y algún tratamiento de hidratación o similar para el cabello. Pero nosotros vamos a ir más allá, recomendándote que si te vas a teñir o realizar algún cambio drástico en tu pelo, lo realices con el tiempo suficiente para que, si en el peor de los casos no queda como tú querías, puedas realizar los cambios necesarios para verte guapísima en ese gran día como es el día de tu boda (y que así quede reflejado en las fotos y vídeos…) Otra recomendación es referida a la manicura y pedicura, muchos especialistas dicen que es mejor prepararla el día antes a la boda, pero creemos que es mejor que te las realices dos o tres días antes. Así, si no te sientes cómoda con el trabajo o notas algo que te gustaría cambiar podrás hacerlo. Y en lo que se refiere a tu piel, ya sabes que ésta necesita un tiempo de recuperación después de un tratamiento como la limpieza de cutis, por lo que lo mejor es que hables con el especialista que te la va a realizar, y tras hacer un estudio sobre tu piel, te dé las recomendaciones oportunas en tiempos de recuperación y cuidados tras el tratamiento.

Bueno, esperamos que estos “tips” sirvan para reflejar por fuera esa belleza que toda novia lleva por dentro y de paso, animarte a cuidar tu salud, pues no es necesario casarse para ponerlos en práctica y se tratan de recomendaciones que puedes seguir llevando a cabo tras volver de la luna de miel…

Sólo nos queda decir: ¡Vivan los novios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *