recogidos de pelo

Imagínate este escenario: mientras te ocupabas de la lista infinita de detalles que rodean la boda, ¡no separaste un ratito para decidir cómo peinarte! Si estás en esta situación, no desesperes porque, con el estilo de MujerNovia, aquí te damos los pasos a seguir para evitarte otro motivo de estrés.

Cómo al enfrentarte a cualquier otra decisión, coge un papel y un lápiz y empieza a visualizar cómo te imaginas para el gran día. Piensa en el vestido, los accesorios y las joyas y, poco a poco, idearás unas cuántas opciones de cómo llevar el pelo. Ten en cuenta tu estilo personal y el estilo del vestido que has escogido. El peinado debe armonizar con el look total de la novia, así como realzarlo. Si no logras decidir o no se te ocurre nada, busca en Internet. Según tu vestido, apunta las características que estas buscando en un peinado: si lo quieres suelto o algún tipo de recogidos de pelo, lacio u ondulado, si te inclinas por peinados clásicos o buscas algo moderno y distinto. Ten en cuenta la forma de tu cara: las caras redondas se afinan al usar el pelo recogido o suelto con poco volumen, mientras que a las caras largas les queda mejor el volumen algo más exagerado. Teniendo esto en cuenta, escoge e imprime tus favoritos.

A la hora de elegir un estilista, lo mejor es escoger a alguien que haya trabajado antes contigo y conozca tu estilo, tus gustos y, sobretodo, tu cabello. Si no tienes una peluquería de cabecera, entonces escoge tres o cuatro opciones y coordina citas para conocerlos y que te muestren un poco de su estilo y de su trabajo. Luego escoge a quien sientas coincide mejor contigo y con lo que buscas.

Dos o tres meses antes de la boda, haz una cita con tu estilista. Lleva las imágenes que haz impreso de guía y pide que las pruebe en tu cabello para decidir de esta forma cuál es la ganadora. Te recomendamos que planees esto con un par de meses de adelanto para que puedas darte un tratamiento de acondicionamiento y color, si fuera necesario.

No te estreses si tu pelo no es lo suficientemente largo para el peinado que quieres llevar, las extensiones son las heroínas en los días que ameritan vernos a la perfección.

Decide que adornos llevarás en el cabello. Las opciones son miles y van desde el tradicional velo hasta las fantásticas tiaras, pasando por las flores románticas, las tradicionales perlas u otras opciones innovadoras como piedras y conchitas. Compra los accesorios necesarios y algunos extras por si decides hacer cambios a último momento. Más vale dejar sin usar un broche, que necesitarlo y no conseguirlo en ningún lado.

Una semana antes de la boda, organiza la prueba final del vestido y peinado. Haz que te peinen con todos los accesorios y detalles tal cual quieres que sean ese día y luego ponte el vestido. No es mala idea pedir que tu madrina o una amiga te acompañen a esto para que te den el visto bueno o por si necesites algún consejo. También puedes pedir que te tomen un par de fotos para que tengas tiempo de analizar si estás satisfecha con tu look terminado.

Otro dato de mucha ayuda es lavarte el cabello la noche anterior, el pelo recién sometido al shampoo no es muy manejable. Y por más que sea difícil, ¡evade estresarte! Evita motivos de ansiedad obligándote a ser puntual en la preparación previa a la boda. El estrés es inevitable, pero si puedes precaver y manejarlo de distintas formas, ante imprevistos de último minuto sólo recuerda que si un problema no tiene solución, entonces no es un problema. Cómo ultima cosa, descansa. No por nada se dice que el mejor secreto de belleza es dormir bien. Descansa plenamente la noche previa a la boda y el gran día podrá ser enfrentado con mucho más energía y buen humor que ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *