despedida-solteros

Para muchos novios casarse no es algo de un solo día, es un proceso que pasa por diferentes pasos, todos ellos igual de importantes. La petición de matrimonio por parte del novio, o de la novia en los casos más rompedores que también los hay; la pedida oficial de mano, con la comida entre ambas familias y los intercambios de regalos; el reparto de las invitaciones, que permite en muchos casos conocer a parte de la familia de la otra persona… Todos son momentos que hay que mimar y recordar.

Pero sin duda uno de los favoritos de los novios es el momento de la despedida de soltero o soltera, junto a los amigos más queridos. Una fiesta que se lleva celebrando desde hace ya mucho tiempo pero que en los últimos años ha dado un cambio bastante radical en la forma de realizarse. Si antaño la tradición marcaba que el novio se iría con los amigos a ver un espectáculo subido de tono mientras que la novia compartiría confidencias con sus amigas, ahora la diversión se encuentra en fiestas que incluso pueden ser mixtas y en las que se combina la cena o la comida con la realización de diferentes actividades de aventura, como las que organiza Despedidasboramar.

Esto no quiere decir que no pueda haber un momento para la picardía y el descaro, con un baile erótico a cargo de un chico o una chica fantásticos, pero ya no se trata de algo sórdido y oculto, sino de una diversión mucho más sana y abierta que se disfruta con total normalidad. De hecho, es habitual que la novia, por ejemplo, acuda al espectáculo de bailarines con su madre, quién en ocasiones lo pasa incluso mejor que su hija.

Una buena idea antes de comenzar a disfrutar de la noche, es realizar una sesión de fotos que inmortalice a los participantes y que tenga la calidad de las fotografías realizadas por un auténtico profesional de la materia, el mismo que realizará a los pocos días el reportaje de bodas. En esta sesión se pueden recoger instantáneas de los novios en sus últimos momentos como solteros, sin los maquillajes y artificios del día de la boda, pero luciendo a cambio la naturalidad y espontaneidad de su imagen habitual.

En esta sesión se pueden incluir fotografías de la novia con sus amigas y del novio con sus amigos, incluso todos juntos si se trata de una misma pandilla, para tener un recuerdo inolvidable y de calidad de todos ellos. Y es que fotografías con los amigos tenemos muchas, todas improvisadas, a menudo realizadas con el teléfono, pero ¿cuántas ocasiones tenemos de realizar una bonita foto de estudio con esas personas que en el fondo son tan importantes para nosotros y que raramente salen en las fotografías oficiales de la boda?

Una vez realizada la sesión de fotos, juntos o por separado los novios pueden dejar que sus amigos los sorprendan con las actividades contratadas, disfrutando de una noche de camadería y complicidad que servirá como aperitivo al plato fuerte de la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *