La despedida de soltera

La despedida de soltera tiene que ser inolvidable, y es que se trata de la última noche que celebrará la novia con sus amigas, como mujer soltera. La despedida suele ser responsabilidad de la madrina de la boda y, a veces, resulta difícil ponerse en los zapatos de la novia y planear, para ella, una noche divertida e inolvidable. Acá tenemos una lista de tips para ayudarte a planear la noche perfecta, y es que, lo más importante es que la futura esposa disfrute al máximo de sus amigas en esta especial ocasión.

– Escoge una fecha. El tema de disponibilidad es el más importante en todo lo que rodea un matrimonio. La despedida de soltera se debe hacer en las últimas semanas antes de la boda, y todos sabemos lo ocupado y ajetreado que se vuelve cada día mientras más se acerca la fecha. Por eso es mejor escoger el día de la despedida desde el inicio de los planes de la celebración. De esa forma te puedes asegurar que todas las invitadas y, por supuesto, la invitada de honor, reserven ese día para divertirse juntas.

– Haz una lista de invitadas. Es esencial invitar a las amigas más cercanas de la novia y es recomendable que el número no exceda de 20 por cuestiones de logística. Un grupo muy grande de gente no sería fácil de mantener divertido, además, la idea es pasar un rato íntimo con la futura novia. A diferencia del resto de celebraciones que conforman una boda, no es necesario enviar invitaciones formales para este evento. Es responsabilidad de la madrina, o quien se encargue de la organización, consultar la disponibilidad de todas las asistentes, así como invitarlas.

– Escojan cómo financiar la despedida. Lo más recomendable sería decidir un monto fijo a recaudar entre todas las invitadas, en vez de dejar que una sola corra con todos los gastos. De esta forma te aseguras de no tener un presupuesto muy limitado. Si escoges esta opción, asegúrate de recaudar el dinero al menos una semana antes de la fiesta y así no te tendrás que preocupar por perseguir gente a último minuto.

– Escoge un tema. Si bien no es necesario hacer una despedida temática, es una forma de unificar a las invitadas. Si todas llegan desde el principio con algún detalle alegórico, les darás de qué hablar y tendrás la diversión asegurada. Algunos ejemplos de temas serían una noche hawaiana, una fiesta vaquera o algún estilo que vaya de la mano con el estilo personal de la agasajada.

– Escoge un local. Hay muchísimas opciones a la hora de elegir el lugar, como hoteles, bares y restaurantes, o tal vez decidan que saltar de locación en locación resulta más divertido que tener un solo sitio para celebrar. Sea como fuere el caso, hay que escoger un sitio para iniciar la noche y dónde todas las invitadas se reúnan y compartan. Asegúrate que el lugar elegido vaya de la mano con el tema en lo que a decoración se refiere.

– Arma un menú. Es necesario que haya aperitivos en una celebración como esta, las invitadas no pueden sólo subsistir de cócteles. ¡Aunque a veces lo hagan por propia elección! Pueden contratar un caterer o restaurante que se encargue de esto, o dividirse piqueos y platos entre las asistentes y todas llevar algo.

– Haz un horario con bloques de una hora. Normalmente la noche progresa por sí sola, pero de ser necesario es crucial tener una lista de actividades como guía, por si la diversión se estanca en algún momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *