2908206009_1f8d0d264a

Mucho se ha hablado sobre como debe de ser el anillo de compromiso, pero poco sobre las características que debería tener la gema que acompaña al anillo, y que por lo general suele ser un diamantes.

En mi calidad de diseñador y gemólgo intentaré dar un poco de luz a este asunto, y que para mi es de gran importancia a la hora de seleccionar el anillo de pedida. Por tanto, y si de ayudar a quien busca realizar la pedida con un anillo de diamantes, intentaré a aportar mi granito de arena.

Lo primero que debemos tener presente son los gustos de quien va a contraer matrimonio en un futuro con quien realiza la pedida. Por tanto el diseño es el primer elemento a tener en cuenta. Sobre este asunto poco que decir, pues dependerá más de que el novio se preocupes de buscar aquello que considere más adecuado. El problema viene a la hora de elegir el diamante y tener claro el presupuesto disponible. El presupuesto debería ser cerrado, pues siempre existe la tentanción de: “bueno, por un poco más compro este otro diamante …………”. Esto, y a mi modo de ver es un error. Utilizando la inteligencia se llega a muchos sitios, y teniendo presente que un diamante es un bien escaso entenderemos que tienen un valor económico alto, por lo que siendo conscientes de que el presupuesto no puede ser pírrico, adaptarnos a nuestra posibilidades nos permitirá no cometer exceso innecesarios.

Dicho esto pasemos pues a cuales son las carácterísticas que debe de tener un diamante para no terminar engañados.

diagram_ideal_cut

PESO DEL DIAMANTE:

La ostentanción es de mal gusto. Lo de cuanto más grande mejor déjemoslo para otras ocasiones y otros menesteres. Aquí se trata de amoldarnos a un presupuesto y no tirar la casa por la ventana de manera innecesaria.

Dado que mi principal actividad dentro del sector de la joyería es el diseño y comercialización de anillos de compromiso con diamantes en mi establecimiento Jorge Juan Joyero, creo poder aportar mi experiencia después de haber realizado unos cuantos añillos para tal fin. En mi establecimiento desde podemos encontrar desde novecientos euros hasta los tres mil quinientos euros para la gama de comprendida entre los 0,30 Kilates hasta los 0,70 ktes. A partir de aquí podremos gastar lo que podamos o queramos, pero me parece bastante respetable la gama propuesta.

PUREZADIAMANTES

PUREZA DEL DIAMANTE:

Aquí tenemos las diferencias entre las diferentes calidades de los diamantes. Como siempre el medio está lo razonable. Y digo esto porque si elegimos una de las mejores puras ( FL-IF ó VVS1-2 ) lo que primero tendremos que preparar es un buen montón de billestes, y ello sin necesidad alguna, pues para poder determinar la diferencia de las calidades indicadas con las referidas a VS1 y VS2 no nos quedará más remedio que estudiar gemología y saber utilizar de manera muy precisa la lupa de 10 aumentos, no existiendo pues motivo aparente la compra de un diamante extra, nadie notará la diferencia. Mi consejo pues sería elegir entre VS1-VS2 o un muy buen SI1 que no tuviese inclusión alguna en la tabla. Despreciando por tanto el SI2, SI3, PI1-2-3, por ser de inferior calidad y existir inclusiones de una cierta importancia según bajemos de calidad.

COLOR DEL DIAMANTE:

Los diamantes tienen diferentes tonalidades (al margen de los diamantes denominados fancy colour). Estás van desde el blanco extra hasta el amarillo (CAPE). Se denominan por las letras del abecedario, y van desde la D (para el mejor color ) hasta la Z (color más amarillo o marrón). Todos los colores blancos están en la gama que va de la D hasta la I (blanco ligeramente amarillo imperceptible). Por tanto, y dado que un diamante blanco siempre lucirá más que un diamante amarillo deberíamos elegir entre la gama indicada, siendo para mi aconsejable comprar un diamante G o H. A simple vista nadie podrá notar la diferencia entre un diamante de estos colores con los colores F-E o D. La diferencia de precio es grande y no compensa, pues como ya he dicho al ojo humano se le hace prácticamente imposible ver la diferencia. Para clasificar esta gama de colores debemos utilizar un patrón de piedras que nos permitan su clasificación.

TALLA DEL DIAMANTES:

Para mí, y una vez elegidas las anteriores características, esta con diferencia es la más importante si hemos seleccionado anteriormente como he comentado. La talla del diamante es la que hará que un diamate VS, color G o H, luzca o no. Una mala talla destroza cualquier otra característica seleccionada por muy buena que haya sido. Un diamante con pureza FL (flawless) y color D (river) que tenga una mala talla será siempre un diamante MALO y que no tendrá ninguna justificación haber pagado un dineral por la selección de las anteriores características indicadas. Como ejemplo indicar que un diamante de 1.00 ktes debe de medir entre 6,25mm y 6,45mm. El problema es que muchas veces la talla mide 6mm o incluso menos, y en otras podemos encontrar diamantes de 1.00 ktes que miden 6,6mm o más. Tanto unos como otros harán que la luz entre por el diamante y salga sin brillo alguno.

Por tanto, y en resumen, una buena calidad (VS1-2, SI1) con un color blanco (G-H, incluso I) y con una muy buena talla sería mi consejo a la hora de seleccionar el diamante. A partir de ahí el peso del diamante deberá ir en función del presupuesto de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *