La tradición de casarse de blanco

Todas las mujeres dedican infinitos minutos a imaginar el vestido de novia perfecto pero, ¿hemos parado alguna vez a preguntarnos por qué vestimos de blanco para la celebración más importante de nuestras vidas?

Todo se debe a la Reina Victoria quien gobernó Inglaterra durante las décadas más puritanas de la historia. Ella fue la primera en ir de blanco en su boda de 1840 y decidió usar este color como símbolo de su pureza e inocencia. Otro de los motivos detrás de la elección del blanco fue mostrar al mundo qué tan rica era. Y es que en esos tiempos era muy poco práctico para una mujer tener un vestido de un color tan fácil de ensuciarse, como lo es el blanco, ni mencionar que eran muy pocas las mujeres que podían darse el lujo de usar un vestido tan sólo una vez.

Las mujeres continuaron usando colores bastante más sombríos aún después de que la Reina Victoria caminase por el altar, aunque la idea del blanco ya se había plantado en las mentes de los casaderos. Con la Revolución Industrial emergió una nueva clase media lo que significó en muchas mujeres tiempo libre y dinero extra, cosas con las que antes no podían contar. Entonces la revista “Ladies Home Journal” marcó un hito en 1890 al proclamar su aprobación ante el níveo vestido diciendo que había sido “el color de las novias desde tiempos remotos”.

Cimentando la tradición Coco Chanel creó el primer vestido de novia corto, en 1920, y el color elegido para su tenida fue precisamente el albo. Felizmente en estos días no es necesario ser parte de la realeza para lucir una gala de tal color, lo único necesario es una tarjeta de crédito en mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *