Nervios antes del Matrimonio

Es que no es necesario ponerte tan nerviosa…….

El matrimonio, en efecto, es un evento especial, por lo mucho que significa y representa para ambos, es el punto final de una etapa de noviazgo y el inicio de una nueva vida como esposos, uniendo sus vidas con el deseo y anhelo de ser muy felices.

No te sientas mal, si te encuentras nerviosa, todos somos humanos, y “no sentir nervios” sería lo realmente extraño y curioso.

Es lógico y normal, no son escasas ni fáciles actividades que identificar, planificar y realizar previas al día de tu matrimonio. Sin duda alguna, experimentarás situaciones de alto estrés, sin embargo, es muy importante que puedas controlar dicha situación, incluso, puede suceder que se presenten problemas con tu pareja por la falta de ejecución de ciertas actividades: que olvidaron pagar el alquiler del local, que no llegaron a contratar al coro de la iglesia, que el catering que anhelabas no se contrató a tiempo y ahora tienes que contratarlo con otra persona, que tienes 20 pruebas de vestido y todavía no te gusta cómo se te observa, que no hay tiempo para comprar los aros, que los zapatos, que el local de la recepción, que no sabes bailar el vals respectivo y no se deciden por un instructor, que el tipo de partes, la disposición de los lugares en la mesa de honor, en algunas oportunidades los padres también tienden a involucrarse excesivamente en actividades propias del soñado evento …. Son situaciones de estrés hasta cierto punto normales y es común escucharlo en las parejas en la preparación del matrimonio.

Pronto dejarán de ser solteros, dando punto final a una etapa de sus vidas y se unirán a la persona que aman, en definitiva, no es para menos ponerse nervioso. La etapa del noviazgo es única y es categóricamente muy hermosa cuyo punto culminante es la anhelada y aspirada boda soñada, no llenes esta etapa con preocupaciones excesivas, que nada bueno hacen a la relación, verás que luego se reirán de todos esos pequeños errores que seguramente se presentaron y que a la luz de lo que representaron los recordarán como divertidas y jocosas anécdotas.

Nervios antes del Matrimonio

Algunos consejos finales:

No te engañes, siempre tendrás nervios ante un evento de tal importancia, los nervios no se pueden evitar, pero sí se pueden controlar.

Que los nervios no te lleven a la inacción, por el contrario, trata de arreglarlo inmediatamente, ponle pasión a la acción, si por ejemplo, no llegaste a contratar al coro de tu preferencia, inmediatamente busca y contrata a otro, no pierdas tiempo.

Conversa cuantiosa y considerablemente con tu pareja acerca de tus preocupaciones, obtendrás su punto de vista y es probable que quizá la situación no sea tan caótica. Apóyense mutuamente y constantemente.

Planifica con tiempo, es importante definir con tiempo adecuado todas las actividades que requieres hacer, no te olvides de ponerles una fecha de ejecución (puedes mirar en la Sección “Herramientas” en este portal, una ayuda al respecto, no dejes de verlo).

Relájate, que ese día es para que estés feliz, no para que estés nerviosa.

Piensa que estarás rodeada de personas que te quieren, y que los errores que podrían presentarse en la ceremonia serán graciosamente recordados.

Verás que el día de la ceremonia transcurrirá rápidamente, algunas personas temen el baile o la entrada a la iglesia, luego, cuando disfrutan el video se percatan que el tiempo pasa tan rápido que los errores son imperceptibles. Así que concéntrate en lo principal, lo cual es conferir sus votos con serenidad, firmeza y seguridad.

Piensa mucho en lo feliz que serás.

Especialmente, el último día no te preocupes de nada, simplemente, relájate, disfruta el spa y la peluquería al máximo, y a disfrutar del recordado evento.

Ya no hay retorno, así que simplemente te queda disfrutar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *