Opciones para la Luna de Miel

Con toda la locura que implica planear una boda, la luna de miel es el viaje perfecto para parar, respirar y disfrutar. Cuando se empiecen con los preparativos para el gran día, separa un par de horas para sentarte con tu pareja a conversar sobre lo que quieren hacer en su primer viaje como marido y mujer. Pónganse de acuerdo sobre el estilo de vacaciones que prefieren, hablen de cómo esperan pasar sus días y cuánto esperan gastar. ¡Las opciones son infinitas! Dependiendo del presupuesto, se pueden encontrar mil y un lugares alrededor del mundo.

Si caqui es el color más importante en tu closet y amas el estilo “Survivor”, piensa en sitios con una rica historia, grandes ruinas arqueológicas o con impresionante belleza natural. Busca tours con actividades físicas y deportes de aventura. Piensa en sitios como Egipto o el Amazonas. Puedes tener una luna de miel estilo “survivor” y alojarte en sitios con toda la comodidad y lujo posible.

En cambio, si lo tuyo es ir en busca del sol, decide si prefieren estar en un sitio con gran vida nocturna y social, o si prefieren la privacidad y tranquilidad por sobretodo. Para los que se inclinen por la primera opción, lo recomendable es quedarse en hoteles con el sistema “todo incluido”, donde puedan disfrutar de playas paradisíacas y, también, conocer a otras parejas de recién casados y viajeros en las tantas actividades que estos sitios ofrecen. Si por el contrario prefieren gozar de ustedes dos, entonces lo ideal es encontrar una isla que tenga playas privadas. ¡El letrero de “no molestar” ni será necesario en un sitio así!

Para quienes aman la vida rápida de las grandes ciudades, entonces préstenle atención a sitios que ofrezcan todo lo que eso implica: museos, teatros, restaurantes y tiendas. Opten por una ciudad céntrica y moderna, pero con gran vida cultural y pasado histórico. Traten de alojarse en algún hotel que se haya adueñado de un local con patrimonio histórico y pregunten siempre a dónde van los locales para cualquiera de las actividades que desea hacer. ¡Nada mejor que viajar, pasear y absorber la cultura local!

Si más bien lo que esperan de su luna de miel es placer y más placer y ser engreídos día y noche, entonces busque hoteles de estilo spa o refugio. Hoy en día encontramos este tipo de alojamiento hasta en los rincones más alejados del planeta. Fíjense en sitios que no sólo sean una locación interesante, sino que tengan una variedad de ofertas de tratamientos y entretenimiento para los dos. Tailandia e Indonesia son los países preferidos para olvidarse que aún estamos en el planeta Tierra, y los que cuentan con los más reconocidos alojamientos de este tipo.

Si el rugir de las olas, sentir el viento en la cara y respirar sal en el aire son lo tuyo, entonces, elige un crucero. No son sólo un lujoso hotel con mil opciones de entretenimiento a bordo, sino también, una gran forma de conocer distintos sitios en un solo viaje… ¡y sin cargar con tus maletas de hotel a hotel! Los destinos son múltiples, desde el famoso recorrido por las islas del caribe o del mediterráneo, hasta sitios tan exóticos y lejanos como Sri Lanka o Alaska. El crucero es una gran forma de ver muchos lugares, sin sacrificar tiempo saltando por aeropuertos y hoteles, pues estos grandes barcos cuentan con impresionantes instalaciones como piscinas, casinos, tiendas, teatros y restaurantes, y todo eso, sólo en camino a varios destinos.

Sea cual sea el estilo de los dos, no dejen que el ajetreo de la boda les impida tener una luna de miel soñada. No dejes que todos los preparativos para el gran día le resten importancia a este viaje, y es que hay que ver la luna de miel como una inversión en recuerdos que durarán toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *