tipos velo de novias

El velo es parte esencial del look de la novia, después de todo, no hay otro día en la vida para usarlo. La tradición cuenta que en tiempos antiguos el novio secuestraba a la mujer de sus sueños, cubriéndole la cabeza con una velo o funda. Felizmente esto ha cambiado y el velo ahora es sólo un accesorio para brindar glamour, romanticismo y elegancia al atuendo nupcial.

Si bien una novia puede elegir no llevarlo y usar, por ejemplo, una tiara, el velo es el único accesorio o prenda que realmente grita “novia”. Y es que las mujeres ya no soñamos con ser princesas de cuento de hadas, pero sólo por ese día no nos molestaría ser confundidas con una.

A continuación en MujerNovia les detallamos los distintos tipos de velo para asegurar que el elegido vaya de acuerdo a tu estilo personal y realce el vestido logrando el look perfecto.

Velo Corto o Blusher: Es el velo tradicional, que sólo cubre el rostro de la novia y se levanta al momento del beso. Debe tener un largo aproximado de 65 cm., llegando a la altura de los hombros, pues de ser más largo podría enredarse con el ramo o bouquet.

Largo al codo: Este tipo de velo suele llevarse oculto detrás del peinado y baja cubriendo la espalda. Mide alrededor de 75 cm. y debe llegar a la altura del codo o cintura de la novia.

Tipo capa: También llamado velo tipo cascada. Cubre a la novia desde la cabeza, abriéndose a los lados de la cara y cerrándose ligeramente a la altura de la cintura. Tiene un efecto ondulado en los lados y por eso se asemeja una cascada.

Velo largo o capilla: Es el que tiene el mismo largo que el vestido o que cae un poco por sobre el largo del mismo. A pesar de usar mucha tela, no es un velo difícil de usar, ni de sacar una vez terminada la ceremonia.

Velo tipo catedral: Mide al menos 2 metros y medio, y es el tipo de velo usado normalmente por la realeza. Deja un tren o cola que arrastra detrás de la novia.

Velo tipo mantilla: Suele estar hecho de encaje y es de tradición española. Cae sobre la cabeza, dejando la cara despejada y debe llegar alrededor de los codos.

A la hora de escoger con que tela fabricar el velo te recomendamos definitivamente el tul. Si prefieres un acabado algo más tieso, usa el tulle de nylon, pero si prefieres una caída más suave opta por el tulle de seda. El tul es muy transparente y permite ver los adornos del vestido a través del velo. Puede ser también adornado con pedrería, flores o encajes si la novia lo prefiere.

La posición del velo sobre la cabeza, depende del peinado que se lleve. El velo va adherido a una peineta para poderlo fijar y puede salir desde la nuca o por encima del peinado desde el centro de la cabeza.

El velo puede usarse, además, acompañado de una tiara o corona de flores si la novia lo prefiere. Lo esencial es cuidar que no sea muy pesado, pues es muy importante estar cómoda.

También te recomendamos que lleves tu velo a la hora de hacer la prueba de peinado y maquillaje para que tengas una idea clara de cual será tu look final y veas si estás contenta con la posición del velo sobre tu cabeza. Finalmente, practica un par de veces cómo te lo vas a retirar de la cara- al momento del beso, si ese fuera el caso- y también cómo sacártelo tras la ceremonia sin arruinar el peinado.

Escojas el que escojas, sin duda serás una princesa en ese día tan especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *